El pueblo de La Vecilla, cabeza del municipio de La Vecilla de Curueño, se ubica en la provincia de León a unos 49,6 kilómetros de la capital. Un territorio con el encanto especial que sólamente los enclaves privilegiados pueden ofrecer. Páramo alto, donde los bosques arrancan mismamente de la linde del río Curueño, formando una suave y abundante vegetación de bosque bajo.

El clima seco y duro del invierno se entremezcla con el verdor de la ribera dando lugar a un terrritorio de naturaleza y vida donde se pueden practicar todo tipo de actividades desde la observación de  fauna, el senderismo y sobre todo la pesca, en las cristalinas y frías aguas del río Curueño, en donde podemos descubrir la importancia de los gallos de pluma, cuyas caracteristicas de color y tersura se pierden a medida que se alejan de su epicentro.

Nobles caballeros, creadores de poemas épicos dignos de ser salvados por Cervantes del fuego, en la quema de libros de Don Quijote llevada a cabo por el cura y el barbero y Damas como la de Arintero que conforme cuenta la leyenda, halló la muerte en la bolera de La Cándana, a manos de unos esbirros, conforman un pasado digno de ser recordado.

La costumbre y la tradición, como en el resto del destino turístico, se refleja sobre todo en la importante presencia de la lucha leonesa en el municipio, formando parte del más afamado de los aluches que enfrenta a la montaña contra la ribera.

El municipio de La Vecilla está compuesto por las siguientes poblaciones: Campohermoso, La Cándana, La Vecilla y Sopeña.

 

La Vecilla

  • Imagen de Museo del Gallo

    Museo del Gallo

    Donde todo te espera - Imprescindibles - Museos

    Los Gallos de pluma del Curueño suscitan admiración en todo el mundo ya que son únicos e inimitables para la elaboración de anzuelos de Pesca. El Gallo del Curueño  es una de las aves más extraordinarias del mundo. No se sabe desde cuando se cría el Gallo de León en el Valle del...

    Conócelo Llamar